lunes, 30 de enero de 2017

LA SEU D´ÉGARA: EL CONJUNTO DE LAS IGLESIAS DE SAN PEDRO

Quiero que conozcais lo que fué un conjunto episcopal constituido por tres iglesias de origen muy antiguo, que personalmente,  me impactaron cuando las conocí. 
Creo que merece la pena acercarse a esta ciudad industrial, que guarda un pequeño tesoro : 
 El conjunto monumental de las iglesias de San Pedro de Tarrasa lo forman las iglesias románicas de San Pedro, San Miguel y Santa María, situadas en la confluencia de los antiguos torrentes de Vallparadís y Monner (hoy Parque de Vallparadís)
Destacan los testimonios conservados del periodo del Obispado de Egara (450), pero sobre todo del siglo VI al VIII, con la construcción del gran complejo episcopal formado por las tres iglesias románicas. La zona residencial y los espacios de cementerio.
 Egara debió ser un municipio importante, que llegó a su máximo esplendor con la creación de la sede episcopal, construyendose las tres iglesias cerca del emplazamiento de la antigua Egara romana, sobre una iglesia paleocristiana (de la que todavía se conservan restos) como sede del obispado de Egara, constituido sobre el año 450 y que perduró hasta la invasión Sarracena en el siglo VIII.
 Se alza sobre un terreno en el que han aparecido restos íberos del siglo IV a. C. que, muy probablemente, podrían corresponderse con la ciudad de Egosa, citada por Ptolomeo allá por el siglo II a.C. 

Son el conjunto artístico más importantes de la ciudad y una de las joyas del arte románico catalán, recientemente han sido objeto de una importante reordenación museográfica que fue inaugurada en 2009.
Destacan los testimonios conservados del periodo del Obispado de Egara (450), pero sobre todo del siglo VI al VIII, con la construcción del gran complejo episcopal formado por las tres iglesias románicas. La zona residencial y los espacios de cementerio.

Como buena parte del territorio peninsular, la primitiva Egosa íbera sucumbiría a la dominación del Imperio Romano y acabaría siendo romanizada, Las tres iglesias se edificaron cerca de la antigua Égara romana (de la cual todavía se conservan restos) como sede del obispado de Égara constituido hacia el año 450 y que perduró hasta la invasión sarracena en el siglo VIII. Tradicionalmente se había considerado que el conjunto episcopal seguía el modelo bizantino de la antigüedad, con dos iglesias (San Pedro y Santa Maria) y un baptisterio (San Miguel) si bien los últimos hallazgos arqueológicos hacen pensar que la iglesia de San miguel tenía un uso funerario. Después de un largo proceso constructivo, las iglesias quedaron terminadas según la forma actual hacia los siglos XI y XII y son de factura románica, edificadas sobre antiguos edificios prerrománicos de la época visigótica. 



La imagen puede contener: cielo y exterior

El conjunto episcopal se atiene a los modelos bizantinos antiguos: tres iglesias (San Pedro, Santa María y San Miguel). Tras un largo proceso de construcción, las iglesias, quedaron terminadas (según la forma actual) hacia los siglos XI y XII: son de factura románica edificadas sobre los antiguos edificios prerrománicos de la época visigótica.
Los tres elementos artísticos más singulares son, aparte de los edificios románicos, las pinturas murales altomedieval y románicas y los retablos góticos.
En Sant Miquel y Santa María, escenas religiosas del siglo VI, únicas en Europa en su categoría y por su estado de conservación. 
La Seu d´Egare (siglos V-VIII) es el principal monumento en Cataluña de la época prerrománica y un testimonio excepcional del final del Imperio Romano y de los primeros siglos del cristianismo.

La imagen puede contener: cielo y exterior


Iglesia de San Pedro
San Pedro de Egara, sede de la parroquia perdió su condición parroquial en el año 1601, en que pasó a la nueva basílica del Santo Espíritu del núcleo de Terrassa, hoy catedral del nuevo obispado de Terrassa.




No hay texto alternativo automático disponible.

Iglesia de San Pedro
Al norte del recinto ( o a la izquierda de la entrada), se encuentra la iglesia de San Pedro, la más grande de las tres iglesias que da nombre, asi mismo, al conjunto episcopal y al antiguo pueblo de San Pedro (hoy barrio egarense) que se formó a su alrededor.



La imagen puede contener: cielo y exterior

Iglesia de San Pedro
n el primer tercio del siglo XX las tres iglesias fueron objeto de un profundo estudio y una restauración por parte de Josep Puig i Cadafalch, que también hizo excavaciones en Santa María y San Miguel. El conjunto monumental fue declarado Monumento Nacional el 1931, y Bien de Interés Histórico Artístico el 1985. Hoy día son una de las seis secciones del Museo de Terrassa.




La imagen puede contener: interior

Iglesia de San Pedro
Tiene una sola nave con un ábside trilobulado y un transepto; el techo es de bóveda de cañón. La cabecera (ábside y transepto) es de la época prerrománica (siglos IX y X) y la nave es del siglo XII.En el interior, el ábside tiene un suelo de mosaico del siglo X con motivos geométricos, según la tradición romana



La imagen puede contener: planta y exterior


Iglesia de San Pedro
. El ábside central queda cerrado por un retablo de piedra en tres líneas, la primera con pinturas murales del siglo XI, todavía de tipo prerrománico




No hay texto alternativo automático disponible.

Iglesia de San Pedro
los dos superiores, dentro de arcos ciegos, con la representación de San Pedro, Jesús, los Evangelistas y otras figuras bíblica




La imagen puede contener: interior

Iglesia de San Pedro retablo barroco



No hay texto alternativo automático disponible.

Iglesia de San MiguelSituada en el centro del recinto, en medio de las dos iglesias funcionaba, seguramente, como un templo funerario, aunque Puig i Cadafalch lo interpretó como un baptisterio
Las últimas intervenciones arqueológicas han sacado a la luz el baptisterio de la basílica paleocristiana del siglo V que se ubicaba en la catedral de Santa María cuyos restos se pueden admirar. En cambio el edificio de San Miguel tenía una función martirial o incluso funeraria


No hay texto alternativo automático disponible.

Iglesia de San Miquel

Es la única, de las tres iglesias, que conserva la planta primitiva entera, la cual es cuadrada y tiene una cruz griega con nichos en los ángulos en la pared este, sobre el ábside, de planta de herradura por dentro y hexagonal por fuera


La imagen puede contener: cielo, nubes y exterior
Vista de San Miguel y la torre de Santa María

Hoy en día representa un conjunto esencial para comprender el proceso de cristalización medieval y europeo. El paso de los siglos, la majestuosidad de la piedra, la historia del arte y la arquitectura, el testimonio de las creencias de hombres y mujeres de diversas épocas: esa es la clave del mensaje escrito en la piedras milenarias de Sant Pere y de La Seu d´Egara.



La imagen puede contener: calzado, interior y exterior

Iglesia de San Miguel

. En el interior, en el centro de la planta cuadrada, está el cimborrio cubierto por una cúpula sostenida por ocho columnas hechas
está el cimborrio cubierto por una cúpula sostenida por ocho columnas hechas con fragmentos visigóticos aprovechados, y cuatro capiteles de tipo corintio esquematizado y poco homogéneos, posiblemente de época romana reutilizados
En el recinto se puede admirar el impluvium de una casa romana, de base octogonal.


La imagen puede contener: exterior

Iglesia de San Miguel

Detalle de la bóveda
En la cripta y durante unas excavaciones, aparecieron numerosas tumbas, lo que refuerza la teoría de que el edificio contó, desde sus orígenes, con una funcionalidad funeraria pese a que, en varias publicaciones, aparece catalogada como "baptisterio".


 La imagen puede contener: exterior

Iglesia de San Miguel
Columnas del cimborrio que sostienen los a
rcos de medio punto peraltados.
 La imagen puede contener: exterior

Iglesia de San Miguel

Los cuatro capiteles antes mencionados. Debajo de la cúpula está la piscina del baptisterio, de base octogonal



La imagen puede contener: exterior

Iglesia de San Miguel detalle capitel


La imagen puede contener: exterior

Iglesia de San Miguel

Debajo del ábside se encuentra la cripta de Sant Celoni, con una capilla absidal trilobulada. La puerta de acceso está en el muro sur y data de los siglos IX y X. Parece ser que las pinturas murales del ábside son del siglo VI, con una escena de Cristo rodeado de ángeles y, debajo, los doce apóstoles



La imagen puede contener: exterior

Iglesia de San Miguel

Frescos de la cripta: El programa iconográfico ocupa toda la cuenca absidial en dos registros: uno superior en la que se intuye la presencia del Pantocrátor dentro de una mandarla sostenida por ángeles; y uno inferior en el que, además de un crismón, aparecen prácticamente borrados varios personajes nimbados y semiarrodillados llevando sus manos a la cara en actitud de invitar al silencio.

  Los personajes nimbados se han identificado con los apóstoles, por inscripciones, y su datación se considera bastante anterior al siglo X, quizás entre el VII y IX.


No hay texto alternativo automático disponible.
Iglesia de San Miguel

Detalle de los frescos. Su estilo, bastante próximo al de la miniatura prerrománica, ha hecho que vengan siendo tradicionalmente encuadradas cronológicamente en el siglo X.


En conclusión San Miguel, tanto en su estructura como en sus soluciones arquitectónicas tiene antecedentes en España anteriores al S. VIII, pero también se prolongan en el tiempo a algunas construcciones carolingias que se consideran influidas por el arte visigodo. Como complicación añadida nos encontramos con que los tres edificios sufrieron continuas modificaciones y añadidos desde su construcción hasta el siglo XII, y con el hecho de que no se han efectuado estudios arqueológicos que cubran todo el conjunto y, además, existe muy poca información publicada sobre los que se han efectuado de forma parcial.


No hay texto alternativo automático disponible.
Iglesia de Santa María

Este edificio románico, de principios del siglo XII, se encuentra al sur del recinto y tiene una planta de cruz latina. La cabecera, con el ábside de herradura por dentro, y cuadrado en el exterior.


No hay texto alternativo automático disponible. 
Iglesia de Santa María 

fachada occidental

La puerta de entrada es sencilla, de arcos de medio punto, con relieves de terracota en los montantes
 

y un sillar romano reaprovechado

La imagen puede contener: cielo y exterior
Iglesia de Santa Maeía muro oeste y portada 

En el siglo XII, en Santa Maria se instaló una canónica agustiniana que duró hasta el 1592


No hay texto alternativo automático disponible. 
Santa Maria detalle fachada

La iglesia de Santa María, situada en el extremo sur del complejo episcopal, se yergue sobre los restos del primer edificio catedralicio paleocristiano, del cual, han sido hallados numerosos restos en el propio subsuelo que nos permiten conocer hoy su primitiva estructura,


No hay texto alternativo automático disponible. 
Iglesia de Santa María 

detalle del cimborrio y torre

En el crucero se levanta un cimborrio octogonal coronado por un pequeño campanario de torre de dos pisos, con cubierta de cuatro vertientes. El cimborrio y el alto de los muros norte y oeste tienen decoración lombarda, con fajas y arcos ciegos.

La cubierta de la nave es de bóveda apuntada y la del transepto, de bóveda semicircular




 La bóveda del ábside está cubierta de pinturas murales de tipo lineal, con trazos rojos y verdes, que narran la vida y la Pasión de Cristo; aunque siguen el estilo paleocristiano datan, seguramente, del S.V
 La imagen puede contener: interior

Iglesia de Santa María

La bóveda del ábsidiolo sur, está cubierta de pinturas murales de tipo lineal, con trazos rojos y verdes, que representan a  Cristo Pantocrator con dos santos; aunque siguen el estilo paleocristiano datan, seguramente, del siglo X.

Las pinturas inferiores representan escenas relacionadas con el martirio de Tomás Becket
Son de finales del siglo XII y se han relacionado con el denominado Mestre d'Espinelves por su semejanza estilística

No hay texto alternativo automático disponible.

Iglesia de Santa María

absidiolo sur detalle Pantocrator


 No hay texto alternativo automático disponible.

Detalle de las anteriores pinturas que parecen representar el asesinato de Santo Tomás de Canterbury, que aparece con su báculo de obispo. 
Un absdiolo conserva la bóveda y la pared pintadas con frescos de 1180 que representan la consagración, muerte y entierro de santo Tomás Becket y un Cristo en Majestad. 





No hay texto alternativo automático disponible.

 Iglesia de Santa María
Esta imagen representa la elevación del alma de santo Tomás Becket. 
 La absidiola al sur del transepto, descubierta en 1917 al ser retirado un retablo, presenta un repertorio pictórico mucho mejor conservado y de indudable cronología románica (finales del siglo XII o principios del XIII).



Vista del muro sur con el absidiolo anterior


 Nave principal y al fondo el abside

Las pinturas del ábside, de mayor antigüedad y bastante desfiguradas tras haber permanecido durante siglos cubiertas por otras pinturas más modernas, presentan una genuina composición a base de anillos concéntricos en torno a una esfera central que, con total probabilidad, estaría presidida por la efigie del Maiestas Domini.


La imagen puede contener: una persona, interior

Imagen de Sta María gótica del siglo XIV.  
También en el ábside hay una mesa de altar alto medieval


La imagen puede contener: una persona 
Iglesia de Santa María
imagen de la Titular



La imagen puede contener: 3 personas
Iglesia de Santa María
El retablo de los santos Abdón y Senén, en el brazo izquierdo del transepto, obra de Jaume Huguet, pintado en 1460 para la iglesia de San Pedro



La imagen puede contener: 4 personas

Iglesia de Santa María
Retablo de los Santos Abdón y Senén detalle de los Santos Cosme y Damian


 

 Retablo de San Pedro
El retablo mayor de San Pedro, se encontraba en el brazo derecho del transepto, obra de Lluís Borrassà, de 1411. Falta la tabla central, en los ocho laterales se presentan diversas escenas de la vida de San Pedro.



San Pedro salvado de las aguas, Santa María de Tarrasa, por Lluís Borrassà




Representa diferentes escenas de la vida del santo. Me llama la atención la tabla donde vemos la crucifixión de San Pedro boca abajo.

Santa María, hasta la última remodelación, ha actuado a modo de museo que recogía las obras de todo el conjunto episcopal de San Pedro, como los famosos tres retablos góticos, ahora redistribuidos en diferentes localizaciones. A lo largo de la nave se han expuesto unos paneles con pinturas murales a caballo entre  el románico y el gótico que antes estaban en el ábside y que arrancaron para poder observar las pinturas que se ven actualmente.  


En esta misma iglesia se encontraba otro retablo gótico que es una verdadera joya. Se trata del retablo del altar mayor de Sant Miquel. El retablo de San Miguel, es obra de Jaume Cirera y Guillem Talarn, que la terminó, fechada entre 1450 y 1451.
Aparecen algunos de los demonios que son bastante grotescos. Seguro que en su época cumplía su función de asustar a los feligreses.



Centro de interpretación


En la entrada salimos a una zona donde hay restos arqueológicos de lo que sería la residencia episcopal. Se encontraba en la zona sur de la catedral, aprovechando construcciones de origen romano. Destacaba la presencia de un patio de galería cubierta (atri-impluvi) con una piscina central de planta rectangular, con una cubeta central de decantación, escalones de acceso y desagüe en el ángulo suroeste.
En este recinto y en su segundo piso, se encuentran ahora los retablos de San Miguel y San Pedro y en esta misma planta encontramos una sala donde podemos ver un audiovisual explicando lo que vamos a ver.

EXTERIOR DE SANTA MARÍA


No hay texto alternativo automático disponible. 
Iglesias de Santa María
En la fachada sur hay un pórtico de cuatro arcos de medio punto, resto del claustro de la canóniga agustiniana del siglo XII.



 Detalle del pórtico


No hay texto alternativo automático disponible.

Iglesia de Santa María
Delante y dentro de la iglesia se pueden ver los restos de las antiguas edificaciones paleocristianas y visigóticas, con los mosaicos sobrepuestos (uno del siglo IV y otro del siglo V), el ábside rectangular visigótico y criptas sepulcrales


No hay texto alternativo automático disponible. 
Iglesia de Santa María
Mosaicos paleocristianos
En conclusión, puede afirmarse que el conocido como conjunto episcopal de Sant Pere de Terrassa (Seu d'Ègara) es uno de los espacios monumentales más genuinos del románico catalán ya que, pese a que es de suponer que existieron otros semejantes (por ejemplo en Vic), lo realmente espectacular del de Ègara no es sólo que se conserve casi íntegro en cuanto a equipamientos religiosos se refiere, sino que, además, puede perfectamente conocerse a través de las distintas campañas de excavaciones


Tras años de actuaciones se puede visitar en su nueva reordenación museográfica, en la que se ha dado un papel importante a la antigua rectoría remodelada, actualmente centro de interpretación del conjunto. En el subsuelo de la rectoría se han descubierto los restos del baptisterio de la antigua sede episcopal. 




LA SEU D´ÉGARA

PINTURAS DE LA SEU EPISCOPAL D´ÈGARA


 Fuentes: 

 http://www.arteguias.com/iglesia/seudegara.htm http://www.terrassa.cat/documents/12006/146075/Guia+Seu+Egara+esp/f2f75ca5-4aa3-4068-9132-c0d1e50b9d2c

 https://es.wikipedia.org/wiki/Conjunto_monumental_de_las_iglesias_de_San_Pedro_de_Tarrasa

http://www.seudegara.cat/p/que-es-la-seu-degara.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Museo_de_Tarrasa

http://www.rutasconhistoria.es/loc/san-miguel-conjunto-monumental-la-seu-de-egara 

http://emap.terrassa.cat/bisbatEgara/

http://www.piedrasdelpasado.com/iglesia-de-santa-maria-de-egara/p1440526/#main 

http://chinochanomochila.blogspot.com.es/2014/08/terrassa-medieval-la-seu-degara-un.html

viernes, 27 de enero de 2017

LOS CIMBORRIOS DEL DUERO O CASTELLANO-LEONESES



EL CIMBORRIO

El cimborrio (del latín ciborĭum, a su vez del griego kibṓrion fruto del nenúfar, copa de forma semejante a la de este fruto) es un elemento arquitectónico en forma de torre erigido sobre el crucero de una iglesia, que permite iluminar y ventilar el interior.

La misma definición que da la DRAE de cimborrio, no ayuda ya que dice: Cuerpo cilíndrico que sirve de base a la cúpula y descansa inmediatamente sobre los arcos torales  no ayuda, ya que claramente lo confunde con el tambor, que define bien : Pared vertical redonda o poligonal, generalmente con ventanas, que sostiene una cúpula.

En los templos con planta de cruz, esto es en los que existe nave transepto, o en los dotados de cabecera trebolada, la intersección de espacios ante su cabecera central origina un espacio cuadrado propicio para elevar sobre el mismo una estructura arquitectónica que aporte luz a su entorno interior.
Montar una semiesfera sobre el mismo requiere darle a la base de ésta más apoyo para descargar sus empujes de modo uniforme. Lo resuelven añadiendo trompas o pechinas a los ángulos del cuadrado,  pasando así de la planta cuadrangular a la octogonal. Y sobre el octógono resultante ya es posible asentar la semiesfera con garantías.

Vamos a ver un tipo especial de estos cimborrios:



Cimbórrio de la Catedral de Zamora

CIMBORRIOS CASTELLANO-LEONESES

Tres son las iglesias que conservan en España este tipo de cúpula, un tanto extraña a la arquitectura española, que voy a intentar describir en este artículo. Se trata de ciudades que se encuentran muy cercanas, en un área de solo 60 kilómetros, por lo que es muy posible que el mismo arquitecto participara en los tres lugares. Estamos hablando de la Catedral de Zamora, la Catedral Vieja de Salamanca y la Colegiata de Toro.
Resulta controvertida la asignación de un origen estilístico y de unos antecedentes, si los hubo, de estos cimborrios castellano-leoneses. No es infrecuente el que se les atribuya una procedencia próxima aquitana que, a su vez, sería producto de otra más remota bizantina.
No obstante, existen también voces muy autorizadas que se elevan en defensa del carácter autóctono de estas construcciones cupuliformes.

Pero cuando observamos estas hermosísimas construcciones, la polémica está servida. En opinión de unos, el origen de tales cimborrios es de procedencia oriental y mostraría la pervivencia de elementos bizantinos en la arquitectura románica. Según otros, la presencia de los cimborios gallonados se debe a una clara influencia del románico francés, ya que en el sudeste de Francia pueden encontrarse iglesias con estructuras muy semejantes, al menos vistas desde el exterior. No falta quien apunta que esta manera de construir se enraíza perfectamente en antiguas tradiciones hispánicas. Es evidente que los cimborrios se parecen ligeramente a las cúpulas bizantinas y, por otra parte, conocemos la presencia de arquitectos y clérigos franceses en el románico español.

 Cimborrio de la Sé de Évora

Nunca sabremos a ciencia cierta cómo fue que estas construcciones acabaron levantándose en la zona del Duero e incluso más al sur (existe un elemento semejante en la catedral de Évora, en el Alentejo portugués), pero ahí quedan, con varios cientos de años sobre sus piedras, para dejarnos un mudo testimonio de su belleza.


LOS ANTECEDENTES BIZANTINOS


Vamos a esbozar primero las técnicas constructivas del arte bizantino, probable inspirador de nuestros cimborrios.
 La bóveda bizantina es la  construida con una sóla hoja de ladrillos, sin trasdosado de hormigón y, sólo en ocasiones, con un relleno de tierra y con elementos cerámicos de aligeramiento; y por tanto, mucho más ligera, atérmica y flexible que la bóveda romana.

 Esta hoja o rosca de ladrillos, se resolvió, en la mayor parte de los casos, con los ladrillos colocados mostrando su testa al interior de la bóveda, es decir, radialmente, a modo de sardinel.

Para elevar a gran altura la cúpula, el arquitecto bizantino se valió de recursos técnicos que superan a los alcanzados por los romanos:


Para aligerar el peso de las cúpulas sin disminuir su resistencia se utilizaron materiales como vasijas cerámicas huecas y mortero confeccionado con piedra porosa (pómez).
 Estas técnicas de abovedamiento, que tratando de buscar su origen último pueden proceder,  de Mesopotamia y de la Persia sasánida, se desarrollaron en pleno período bizantino en las costas orientales de Asia Menor y en tiempo de Justiniano, llegaron de la mano de los arquitectos del Emperador, a Constantinopla y Salónica, a través de Éfeso, Mileto y Dere Agzi.
 Estos arquitectos la  generalizaron y la utilizaron en la construcción de las grandes iglesias.


Santa Sofía en Estambul. interior

Estas bóvedas, en el período bizantino, se horadaron con frecuencia, en su arranque, introduciendo huecos de iluminación en su propia superficie. Se trataba con esto, de proporcionar luminosidad al edificio.
Más tarde, sobre el círculo determinado por las pechinas, se elevó un tambor o cimborrio poligonal, pasando los huecos de iluminación a ocupar las caras de este elemento. Sobre el cimborrio, se colocaría a partir de ahora la cúpula o bóveda que coronaba el espacio central.

 
Sirva como ejemplo de aquellas que abrieron sus huecos en el arranque de la propia bóveda, entre otras muchas, Santa Sofía de Constantinopla. En ella, como ya hemos visto, sus huecos están tan próximos que crean un cinturón de iluminación continuo, que hace que la bóveda parezca mantenerse separada del edificio y flotando sobre él.

 Sección de Santa Sofia

Gallonada es la actual bóveda de Santa Sofía de Constantinopla: es la consecuencia de la resolución de una bóveda mediante nervios o arcos de medio punto, o parabólicos.
La construcción, mecánicamente, es fácil: Se construyen los arcos radiales de manera que todos confluyen en la clave, y los espacios entre arco y arco se cierran sirviéndose de ellos, mediante plementos.
La bóveda que luce Santa Sofía de Constantinopla, es uno de los ejemplos tempranos. 


La Iglesia de Santa Irene (Estambul), es otro ejemplo de esta tipología, aunque en ella, la gran altura de los huecos muestra al exterior, un simulado y enorme cimborrio.


Son ejemplos de la tipología de bóvedas sobre pechinas con cimborrio intermedio:

Iglesia de Panagia Kapnikarea.Atenas.
(Panagia significa "santísima" )


Vista de la Iglesia de Panagía Parigoritissa Atenas


la Panagia de Skripou, al Norte de Atenas,


Y la Fenari Isa Camii de Constantinopla, con cimborrio circular,


 Koimesis de Nicea


Iglesia de los Santos Sergio y Baco (Estambul)

El edificio bizantino con una cúpula central fue erigido en el siglo VI siendo el modelo en el que se inspiraron para la construcción de Santa Sofía por lo que es conocida también con el nombre de Pequeña Santa Sofía. Es uno de los mejores ejemplos de arquitectura bizantina temprana de Estambul.



 La bóveda de la iglesia de  los Santos Sergio y Baco (Estambul)  es normalmente descrita erróneamente, como gallonada. en realidad es esquifada de ocho triángulos curvos.


Además de Santa Sofía, se cubrió con bóveda gallonada  la iglesia del Salvador de Cora (Kahriye Camii) en Constantinopla (Estambul)

 Tras la crisis iconoclasta de los siglos VIII y IX, Bizancio resurge en los siglos X y XI, en la segunda Edad de Oro, el período más característico o acusadamente bizantino, aunque las principales obras no se encuentren en Constantinopla. Se cierra esta etapa con la toma de la capital por los cruzados  venecianos en el año 1204.

Estas son las principales:

    San Marcos de Venecia (s. XI). Copia de los Santos Apóstoles de Constantinopla.
    Santa Sofía de Kiev (s. XI). 
    Monasterio de Dafni y monasterio de Hosios Lukas (s. XI)..
    Catedral de Cefalú (s. XII).
    Catedral de Monreale (s. XII).
    Capilla palatina de Palermo (s. XII).

El cimborrio, que puede proceder de las construcciones sirias de Qal'at Siman, pasó de esta forma, a la arquitectura románica, renacentista, e incluso a la arquitectura actual.  


San Marcos de Venecia

Concebida en un principio con planta de cruz griega y cúpula sobre crucero y los brazos (5 cúpulas), la iglesia fue quemada en un motín en el año 975 y reconstruida en el siglo XI por arquitectos y obreros de Constantinopla. Las obras de la actual basílica de estilo bizantino se iniciaron hacia 1063, y el nuevo templo fue consagrado diez años después.
 

Y en última instancia las iglesias bizantinas, tuvieron una gran influencia en zonas europeas que mantenían relaciones comerciales con el Mediterráneo, como el caso de la Aquitania francesa.

LA INFLUENCIA DE AQUITANIA


Uno de los ejemplos más llamativos es la Catedral de Saint Front, en Périgueux, que en el siglo XII fue construida como un gran edificio con cinco cúpulas escamadas, cuya disposición es muy similar a las de San Marcos de Venecia.


Catedral de Saint Front, en Périgueux
 La planta de la catedral tiene forma de cruz griega. Sus cinco cúpulas con torretas muestran una relación arquitectónica directa con los edificios religiosos orientales, que sirvieron como inspiración para los arquitectos de la Catedral.

 En la zona del Perigord, existe otro grupo de iglesias románicas que se ven influenciadas tambien por San Marcos de Venecia:



 Catedral de Estrasburgo detalle del cimborrio y los contrafuertes
Fue construida durante cuatro siglos, entre 1015  y 1439 ya en el estilo gótico tardío. En un principio fue una basílica de estilo románico, pero a partir de 1220 comienza la restauración y ampliación del edificio en el nuevo estilo gótico.


y otras como la  Abacial de Saint-Étienne de Caen (Francia)


O Saint-Pierre de Angulema

Se emplearon en casi toda Europa en las grandes iglesias desde la época medieval, primero en estilo románico y luego gótico. Destacan los cimborrios góticos franceses de la zona de Normandía, los cimborrios normandos de Inglaterra, también se desarrolló en Sicilia un estilo peculiar llamado sículo-normando y el conjunto de cimborrios del Duero en la península ibérica.


LOS CIMBORRIOS DEL DUERO

La popularidad del camino de Santiago desde el siglo XI favoreció la expansión de estas cúpulas, de reminiscencias bizantinas, hacia la Península Ibérica, destacando los cimborrios de la catedral de Zamora o de la catedral vieja de Salamanca, también con la misma cubierta escamada.
Lo más destacable es que Salamanca cuenta con uno de los tres (en realidad son cuatro contando con Plasencia en la provincia de Cáceres) originales cimborrios catedralicios del románico español.  El cimborrio de Zamora sería el precursor y el de Toro la decadencia. Entre ambos, el de Salamanca emerge como el más perfecto de todos
Se caracterizan por poseer cimborrios de influencia francesa y lombarda, adornados con decoración de escamas y de bolas y por haberse construido durante el periodo de transición del Románico al Gótico
Por  otra  parte  y  con  diferentes  variaciones  decorativas,  en  los  tres  casos  se  mantuvo  el esquema de tambor de uno –Zamora– o dos pisos –Salamanca y Toro–, flanqueado por cuatro torres angulares y con elementos ornamentales frontales formados por fachadas de templetes con su correspondiente tímpano que, conocidos en el románico francés como lucarnes , se colocaron en Zamora y Salamanca y se evitaron en Toro.


Su origen sigue siendo objeto de disputas, a veces reciben también el nombre cimborrios bizantino-leoneses según el nombre ideado por el historiador, Manuel Gómez-Moreno, que observaba similitudes con la decoración de iglesias cristianas de la actual Turquía durante el periodo del Imperio bizantino de la Segunda de Edad de Oro en su versión occidental, ergo San Marcos de Venecia, especialmente en su idea del tambor cilíndrico y la perfección técnica de sus pechinas
Para algunos los cimborrios tienen origen francés y es cierto que la influencia bizantina es palpable en las catedrales francesas del Perigord y que ésta llegó a través de la presencia de los bizantinos en la Lombardía durante la alta Edad Media. Pero el bizantinismo de estas construcciónes se debe a los peregrinos que hacen el Camino Oriental a Santiago de Compostela, siguiendo la antigua Vía Romana de la Plata. Los peregrinos procedentes del Mediterráneo oriental llegaban por barco a Sevilla y continuaban luego el trayecto por tierra hasta Galicia, atravesando Cáceres, Salamanca, Zamora y León y dejando sus huellas en la arquitectura de estas regiones.
Por el contrario, es argüible también, y con mucha razón, que son más las diferencias que separan los cimborrios de Zamora, Salamanca y Toro de las cúpulas de Saint-Front de Périgueux o Saint-Pierre de Angulema que las similitudes que los emparentan.


Catedral de Zamora detalle de la cubierta

Presentan un parecido exterior debido al recubrimiento de lajas de piedra que semejan una superficie escamosa, pero prácticamente quedan ahí todas las analogías. Las cúpulas francesas están constituidas por casquetes cuya superficie interior es de revolución y, por tanto, continua y lisa, y su funcionamiento estructural es el propio de estas bóvedas que descargan uniformemente las tensiones a lo largo de todo el perímetro superior de las pechinas.


El abovedamiento de los cimborrios castellano-leoneses es bien distinto: un sistema de nervios, a modo de vigas de directriz curva o arcos por tranquil que apoyan sobre las columnas del tambor, constituye el armazón portante, mientras que la plementería con que se rellenan los espacios entre las barras estructurales sólo tiene misión de cerramiento. Dos formas constructivas bien diferenciadas con simples afinidades formales externas.


El cimborrio no tiene por qué ser necesariamente cilíndrico. Lo es cuando descansa sobre pechinas o, lo que es equivalente, cuando sustituye al casquete superior de una bóveda baída. No obstante, es muy frecuente que el cimborrio se alce sobre trompas, en cuyo caso su forma geométrica en planta suele ser octogonal u ochavada y, no pocas veces, dodecagonal.


Es frecuente que el cimborrio vaya rematado mediante una linterna con el fin de iluminar el crucero a través de los huecos en ella practicados y dar realce exteriormente a esa zona tan singular del templo.




Detalle del cimborrio de Zamora

En este exterior también son características las torrecillas en las esquinas coronadas de forma bulbosa y el carácter escamoso de las cubiertas. Las primeras (al menos en Zamora, origen de todas estas obras,) no sólo tenían un carácter decorativo, sino que eran esenciales como pináculos sobreelevados sobre las pechinas que contrarrestaban las fuerzas centrífugas que podían abrir la cúpula.


Catedral de Rouen

Los cimborrios se cubren de muy distintas maneras, primero con techumbres planas y aguadas poco pronunciadas y apenas perceptibles desde la lejanía. Fueron complicándose y se convirtieron ( ya en el gótico) en verdaderas torres rematadas con escalonamientos, pináculos y chapiteles o flechas agudas, algunas de gran altura, como la de la catedral de Rouen.


LA CATEDRAL DE ZAMORA

De todos ellos, quizás el más interesante es el de la catedral de Zamora, mandada construir en tiempos de Alfonso VII y consagrada en 1174
La Catedral de Zamora, dedicada a El Salvador, se inició por la cabecera y, como también solía suceder, se consagró y puso en funcionamiento parcial cuando las obras habían avanzado lo suficiente para disponer de los espacios indispensables para el culto. No obstante los trabajos continuaron después de 1174 de forma que entre las postrimerías del siglo XII y los albores del XIII se terminaron las fachadas del transepto, se abovedaron las naves laterales, se levantó el cimborrio y finalmente se construyó la torre y el claustro.



Este cimborrio es el primero de la saga de los "Cimborrios del Duero" que tuvieron continuidad en la Catedral de Salamanca, la Colegiata de Toro y la sala capitular de la Catedral Vieja de Plasencia.
 El elemento emblemático del templo, felizmente conservado, es su cimborrio: Está formado  por un tambor cilíndrico perforado por dieciséis ventanas para proporcionar la debida iluminación y una bóveda cupuliforme de estructura nervada y plementería cóncava gallonada.


 Los dieciséis nervios que componen la armadura de la bóveda descargan sobre sendos machones definidos por los espacios macizos que quedan entre las ventanas del tambor. Todo este conjunto está sustentado por cuatro pechinas de curvatura irregular pues no se trata de superficies triangulares esféricas toda vez que los arcos torales no son de medio punto sino apuntados, y por lo tanto las pechinas no proceden de un casquete hemiesférico.
Cuatro gruesos pilares compuestos dan soporte a las pechinas y al cimborrio que descansa sobre ellas. Influencias borgoñonas y bizantinas en los arquitectos que la erigieron, desembocaron en esta bella obra, modelo para otras del entorno


CATEDRAL VIEJA DE SALAMANCA

La Catedral de Santa María, conocida como Catedral Vieja, es una de las dos catedrales que hay en Salamanca. Fundada por el obispo Jerónimo de Perigord, se empezó a construir en el primer tercio del siglo XII y se terminó a finales del siglo XIV, en estilo románico y gótico.
Destaca la cúpula bizantina escamada con planta circular y dos cuerpos de ventanas a la que se conoce como la Torre del Gallo por la veleta de hierro que la corona.



El crucero se cubre con un destacado cimborrio fechado a mediados del siglo XII.

 Dispuesta sobre las pechinas del tramo central del crucero, dicho cimborrio alza su tambor perforado mediante doble orden de vanos rasgados pometeados y se cubre con casquete nervado y gallonado.

 
Al interior se conforma mediante cúpula semiesférica de 16 nervios que se cruzan, apoyada sobre tambor aligerado por ventanas y recorrido por columnas y cuatro impresionantes pechinas en cuyos arranques se sitúan cuatro esculturas de santos de bulto de similar factura a otras repartidas en el crucero.



COLEGIATA DE TORO

 La inspiración de esta colegiata es la Catedral de Zamora, que también influyó en el diseño de otras construcciones, como es el caso de la catedral Vieja de Salamanca. Comenzó a construirse en el siglo XII, siendo una de las construcciones más características del románico en su fase de transición. El cimborrio de esta colegiata se enmarca dentro de un grupo conocido como grupo de cimborrios leoneses


El cimborrio de la colegiata de Toro pudo ser una solución improvisada de última hora, pues la estructura portante no estaba inicialmente diseñada para este tipo de cubrición.
Por necesidades estructurales y de estabilidad, más que compositivas, se adosaron a la linterna cuatro torrecillas que se corresponden en proyección horizontal con los cuatro pilares del crucero y que actúan a modo de contrafuertes de la atrevida fábrica.



Los cuatro arcos torales del crucero soportan una elevada linterna de planta hexadecagonal formada por doble orden de ventanales; en cada uno de ambos niveles se disponen dieciséis huecos bajo arcos de medio punto.

CATEDRAL VIEJA DE PLASENCIA

La catedral vieja de Plasencia se inició a finales del siglo XII o comienzos del XIII y se concluyó un siglo más tarde, en el XIV. Su estilo es de transición entre el románico y el gótico, con algunos aspectos de carácter oriental (bizantino) y fue obra fundamentalmente de dos maestros, Juan Francés y Diego Díaz.



Una de las sorpresas más agradables de la catedral de Plasencia es la antigua sala capitular, hoy convertida en la capilla de San Pablo, cuya torre gallonada, conocida como Torre del Melón tiene abovedamiento de estilo cúpula bizantina.
Se trata de una cúpula nervada y gallonada sobre trompas que, al exterior, adopta una forma cónica que se cubre con escamas.
 

Torre del Melón. Cimborrio de la Catedral Vieja de Plasencia. Siglo XIII.  detalle de la estructura gallonada
. En este cimborrio las pechinas se prolongan hacia el exterior mediante cuatro torres, mientras la luz penetra al interior por 16 ventanas con arcos situadas en el tambor cilíndrico que levanta la cúpula. Ésta se divide en 16 gallones y, siendo semiesférica desde dentro del templo, aparece levemente apuntada por su parte externa.

.




FUENTES:

http://editorial.cda.ulpgc.es/estructuras/construccion/1_historia/15_bizantina/c157.htm#1.-%20LA%C2%A0B%C3%93VEDA%20Y%C2%A0LA%C2%A0C%C3%9APULA%20EN%C2%A0LA%C2%A0CONSTRUCCI%C3%93N%C2%A0%20BIZANTINA.

CimborrioDeLaCatedralDeZamoraTanLejos-5348892.pdf

http://viajarconelarte.blogspot.com.es/2013/04/salamanca-iii-catedral-vieja-ii_4.html

http://aprendersociales.blogspot.com.es/2007/12/el-cimborrio-en-la-arquitectura-romnica.html

http://www.lafronteradelduero.com/Paginas/los_cimborrios_del_duero.html

http://www.lafronteradelduero.com/Paginas/zamora_catedral.html

http://benaventearte.blogspot.com.es/2011/02/cimborrios-del-duero.html

Bibliografía:

Gómez Moreno, Manuel (1934). El Arte Románico español. Madrid.